Esta criatura sí que no etiqueta…

A pesar de que por estas latitudes el mes de agosto sea un mes inhábil para muchas personas en el tema laboral y de formación (para otras muchas no, desafortunadamente las vacaciones parece que solamente se las merecen en nuestra sociedad las personas que “hacen” algo) no podemos cerrar los ojos ante la realidad que nos invade. Podemos encontrarnos en #modopausa pero nunca debemos poner nuestra sensibilidad, sentimientos y corazón en #modohibernación.

Podría ilustrar esta publicación con miles de artículos que nos hablan de personas rescatadas en el mediterráneo, personas heridas en la valla de Melilla, devoluciones en caliente, muertes y más muerte en barcos cargados de personas como si fueran ganado con el único sueño de escapar y llegar a un lugar en el que piensan que están a salvo, niñas y niños atravesando montes y vías de tren para cruzar líneas imaginarias, poderosas políticas haciendo llorar a niñas solo por haber nacido en un lugar distinto al país en el que reside y participa…

En su lugar he elegido este vídeo, espero que ya conocido para muchas y muchos de quienes me seguís, en el que la inocencia y sinceridad de una criatura de cuatro años nos da lecciones de dignidad y respeto para con todas las personas. Un ejercicio de “no etiquetar” con un enfoque de normalidad y diversidad natural que nos debería hacer reflexionar en nuestras actitudes diarias y pensamientos cotidianos frente a la dura realidad y esperpénticas políticas que nos toca sufrir.

Las fronteras y las leyes las hacemos desde los estados y los gobiernos casi siempre en base a intereses económicos y políticos sin pensar en la ciudadanía, mujeres, hombres, niñas y niños,

Pensemos siempre en las personas como personas, con la dignidad inherente por el mero hecho de serlo, con sueños, ilusiones y ni qué decir, derecho de elegirlo. 

Gracias al HuffingtonPost por publicar el vídeo, que aunque no facilita a primera vista el código para incrustarlo, lo he podido conseguir desde el código fuente que me proporciona el navegador.

No estaba con el ánimo para divertirme demasiado con la miniatura de la imagen, por lo que solamente me he descargado el svg de la imagen elegida desde openclipart y la he personalizado con inkscape y gimp, como su licencia es PD he podido hacerlo sin ningún tipo de impedimento!

 

Ey! Partekatu! ¡Comparte! Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook1Share on LinkedIn0Email this to someone